13.6 C
Montreal
sábado, 23 octubre 2021

Ni chocolate ni leche

Hace unos meses recibí el regalo más incoherente del mundo: un chocolate blanco. Sé que quien me lo dio jamás leerá esto, por eso aprovecho estas líneas para criticar...

Olor a óleo

Tengo ciertos fanatismos. Me encantan los programas de televisión donde aparecen videntes, las series de médicos y los concursos de cocina. Adoro las novelas románticas, los cantantes que la...

Lo bueno de recordar lo bueno

Puede sonar demasiado sincero y vacío, pero me gustan las películas en las que no tengo que pensar. No es que las “profundas” sean malas, a veces hasta me...

Un bolsillo lleno de galletas

Siempre pensé que el origen de aquella galleta estaba dentro de un bolsillo. Luego crecí y entendí que aquel bolsillo, cocido a esa camisa de botones, sólo servía para...

Una taza de café: el mejor de los pretextos

Por ahí dicen que el vino seduce, y el café enamora. Para mí, esta frase encierra mucha verdad: el café es la excusa perfecta para que dos extraños se...

BLOG – La felicidad: un estado de ánimo que se aprende

Más de una vez nos hemos tropezado con personas que, seguramente, cuando nacieron, en vez de llorar, sonrieron. Individuos excesivamente alegres que no permiten que nada les cambie su estado...

La difícil habilidad de escuchar

Muchos hablamos de manera exagerada, a veces hasta se nos olvida respirar mientras lo hacemos. Creo que es una de las cosas más fáciles de hacer: hablar sin pensar...

Blog: Mejora tus habilidades, ¡juega ajedrez!

Nunca aprendí a jugar ajedrez, pero sí intenté hacerlo una vez. Recuerdo ese día, los años no han podido borrarlo de mi cabeza: tenía a mi abuelo enfrente, nos...

Un cubo de infinitos colores

Mi abuelo tenía un cubo de Rubik; ese famoso rompecabezas mecánico tridimensional que todos conocemos. Cuando el cubo perdió color, debido a los innumerables intentos por resolverlo, mi abuelo,...

La concentración también necesita comer

Soy muy dispersa, pero no siempre lo fui. Es un defecto nuevo, se estrenó hace poco. Jamás me faltó concentración; de hecho, durante años presumí esta fortaleza: era sumamente...