Conocer a “El Jardinero” cambió mi vida en un antes y después, ni bien llevo la primera línea y los ojos se me aguan.

Reconozco que al inicio me costó acostumbrarme a las normas de etiqueta que le regían para todo.

El regalo más lindo que me dio fue enseñarme a viajar en el tiempo.

Con él conocí los bailes de salón, la música más romántica que jamás imagine que existiría.

Recordé lo que era vivir literalmente sin tecnología. Disfruté de citas en las que mi pareja no estaba pendiente de su celular, porque su celular siempre estaba bien guardado en su armario para que no se perdiera.

Me pareció increíble cuando me mostró revistas famosas de los años 50 en las que aparecía él, todo un universitario al lado del flamante auto que había construido.

Cuando me relataba sus experiencias participando en las Regatas de Nueva York, o me enseñaba esas prestigiosas Universidades a las que había asistido; todo era tan real que volver al presente que compartíamos se hacía difícil. Saber que lo que nos separaba no eran 30 años, lo que nos separaba era pertenecer a dos mundos totalmente diferentes.

Duele saber que la persona que quieres se te adelanto en la carrera de la vida, y no es justo pedirle que regrese a la competencia.

A veces imagino que viví hace muchos años y soy yo quien le espera en casa tras su larga jornada como Medico en New York, que va a llegar manejando ese convertible del que tanto me habla, pero la realidad de nuestras vidas es que será él quien me esperara todo el día, intentando llenar sus horas con nada, porque todo lo que tenía que hacer ya lo hizo.

Me recibirá con la puerta del garaje abierta y las flores que cortó.
Yo le diré lo que hice hoy, él me contara lo que paso ayer.
———-
Si quieres ser una Mujer sin equipaje, con mucha autoestima, que ya no carga pasado y le sobra la seguridad para tomar tal o cual decisión, tienes que leer mis libros: http://www.mujersinequipaje.com/libro

En ambos aprenderás que, sin importar cómo te sientas o por lo que sea que estés pasando, lo puedes conseguir.

Si te encantó este Post y sientes que le puede ayudar a alguna Mujer, te doy las gracias por compartirlo.

Sígueme en las redes como @mujersinequipaje 

Bendiciones y gracias por leerme.
Con enorme cariño,
Tatiana                                                                               http://www.mujersinequipaje.com                                                        [email protected]

 

Artículo anteriorEl lado “latino” del quebequense ha causado la segunda ola de contagios según el ministro de salud Christian Dubé
Artículo siguienteSi no quieres, hay 7 más que me desean.
Tatiana Agudelo
Lo primero es contarte que estoy extremadamente entusiasmada con la oportunidad que me ha dado Montreal Quebec Latino de escribir para ti. Lo segundo es recordarte que: -Nada, absolutamente nada, te va a llevar más lejos que "conectar contigo misma". Y lo tercero pues es contarte un poco de mi: Soy Tatiana, la Mujer sin equipaje que nació en Colombia y vive en Panamá. Una nómada de corazón que ama viajar y actualmente está en plan de mudanza, no solo de casa, si no de continente. Todas las historias que leerás en mi columna son reales. Escribo y cuento cosas que me pasan, con la particularidad que en cada historia encontrarás un mensaje positivo. ¡Y es que de eso se la vida! De encontrarle lo positivo a todo y seguir. Mis Escritos van dirigidos a Mujeres que quieren recuperar su Autoestima, volver a creer en si mismas, valorarse y aprender a tomar decisiones. Tengo dos libros publicados: Mujer sin equipaje, y Escritora por encargo. Actualmente dicto Cursos online de autoestima. Confieso que al ser 100% personalizados, tienen gran demanda. Si te pasas por mi Blog: www.mujersinequipaje.com puedes ver todo. Y ahora ¿Qué tal si me cuentas de ti? Escríbeme y déjame conocerte. Un abrazo enorme y las mejores bendiciones. Con todo cariño, Tatiana [email protected] @mujersinequipaje

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.