Te contaré algo muy personal.

Hace un tiempo mi abuela materna murió, una mujer ejemplar, para mí fue y será una de las féminas que me ayudaron mucho por lo que mi cariño era incondicional.

Recuerdo cada gesto que tenía, aquellos arrebatos que nos volvían locos porque perfecta nunca fue, pero perfecta la veíamos, perfecto era el amor que nos brindaba y no solo a nosotros, a todo el mundo, jamás vi que se negara a ayudar a alguien, si tenía dos tacos, siempre regalaba uno.

Mi abuela creía que nos podía hacer tontos, tuvimos que aprender a leerle la mirada, misma que se veía cansada por la vida, nunca quise profundizar en su pasado, me quedo con que sacó adelante a 4 hijas ella sola, me quedo con la hermosa madre que me brindó. Cuando miro a mi madre, veo tanto de ella que a veces siento que nunca se fue, solo se ocultó para ayudarnos a la distancia.

Murió justo un 23 de Diciembre, la tuvimos que velar y el 24 fue bastante desagradable porque la pasamos en una iglesia y un panteón. La idea de celebrar la vida mientras pierdes a alguien es chocante, incluso incomprensible.

Las últimas palabras que me dijo fueron: <ojalá pudiera vivir una navidad en donde toda la familia esté junta, junta de nuevo como los viejos tiempos> quiero aclarar que sus hijas estaban peleadas por mal interpretaciones y se llevaba años sin juntarse bien la familia.

La muerte siempre llega por algo, en mi caso puedo verla como una bendición, se fue mi abuela y eso duele, pero en cambio, de manera indirecta, vivió una navidad con toda su familia reunida.

En momentos del velorio, la familia conversaba, reía recordando a mi viejita, así era ella, pura felicidad y así la despedimos, con una sonrisa que nos mataba el alma porque sabíamos que los 24 de Diciembre serían diferentes, ya no habría sabor en la comida ni profundidad en las pláticas.

Ahora sus hijas se volvieron a hablar y son muy unidas, ese 24 cambió todo, estuvimos algunos sentados en cajas de cartón comiendo pizza recordándola y así volvimos a vivir una navidad juntos, una que seguramente es la que más nos ha marcado, una que jamás olvidaremos.

 

En memoria de mi querida abuela 23/12/2015

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.