14 C
Montreal
miércoles, 16 junio 2021

No somos delfines: la importancia del sueño reparador

Últimamente, el insomnio ha sido mi compañero más incondicional de todos. Aparece cuando no debe y me interrumpe uno de los momentos más felices del día, el momento de...

La difícil habilidad de escuchar

Muchos hablamos de manera exagerada, a veces hasta se nos olvida respirar mientras lo hacemos. Creo que es una de las cosas más fáciles de hacer: hablar sin pensar...

Los tres secretos de la cocina francesa

Lo confieso, tengo cierta fijación por la mantequilla. A veces pienso que todo sería más sencillo si la margarina no existiera; parece que sólo se inventó para confundir a...

Blog: El coleccionismo, una acumulación de beneficios

Mi bisabuela coleccionaba elefantes. Cuando la visité hace 15 años, pude darme cuenta de su extraña afición por acumular figuras con la forma de este animal. Estaban regados por...

Técnica Alexander, una manera de reeducar el cuerpo

Allí estaba yo, rodeada de gente que conocía, y de una que otra persona extraña. Había caído nuevamente en la tentación de asistir a un curso; mis ganas de...

Blog: Cada vez que soñamos consentimos nuestro cerebro

Me gusta creer. No lo hago por ingenua, es algo que tiene que ver con una decisión personal: decido hacerlo a diario porque me hace feliz. Creo en Dios,...

La impaciencia nos resta años de vida

Suelo ser muy acelerada; la paciencia no es mi fuerte. Pero estoy consciente de esto, trato de trabajarla a diario; de hecho, es una de las razones por las...

¡A brindar por los amigos!

Estamos en febrero, el mes más rosado del año. En este momento los corazones, las flores y los chocolates están desfilando por las calles: el amor se respira en...

Una taza de café: el mejor de los pretextos

Por ahí dicen que el vino seduce, y el café enamora. Para mí, esta frase encierra mucha verdad: el café es la excusa perfecta para que dos extraños se...

La programación neurolingüística: una manera de reprogramar nuestra mente

Ese día estaba parada con los ojos cerrados, visualizándome en un consultorio odontológico. Las palabras de mi papá me guiaban, y mi imaginación hacía de las suyas, poniéndole colores,...