Adoro el olor de la vainilla. Sí, quizá en estos momentos algunos arruguen la cara y sientan asco sólo al pensar en ese aroma tan particular, tan dulce. Pero a mí me encanta, es uno de mis olores favoritos. Soy adicta a utilizar cremas corporales y perfumes con esa fragancia, y salir por ahí oliendo a torta. No sé si esto es adecuado para atraer a las personas, ciertamente uno huele como si hubiese estado horneando dulces por horas (lo que puede resultar un poco perturbador para algunos), de lo que sí estoy segura es que a los mosquitos los aleja, y éste es tan sólo uno de sus tantos beneficios; la vainilla no tiene desperdicio.

Muchos piensan que exclusivamente sirve para darle sabor a cualquier postre, así que sólo la ven como un ingrediente imprescindible en la cocina de cualquier repostero. Pero si queremos aprovechar sus maravillosas propiedades, debemos ampliar su uso y dejar de limitarlo a esas gotitas líquidas y oscuras que colocamos en las masas crudas de nuestras preparaciones.

La vainilla es la fruta de un tipo de orquídea, y se utiliza en todo el mundo para curar muchas dolencias. Una de las maneras de aprovechar sus cualidades es a través de la aromaterapia, aplicando el aceite esencial de esta planta en el cuerpo, o respirando su delicado aroma esparcido por el ambiente. Con esto podemos restablecer el equilibrio entre nuestro cuerpo y nuestra mente, los sentidos se estimulan considerablemente y entramos en un estado de relajación y armonía plena.

Este alimento aporta nutrientes fundamentales para nuestro organismo como el potasio, el hierro, el calcio y el fósforo. Además, tiene propiedades antioxidantes que permiten detener el envejecimiento; a la vez que produce un efecto calmante en quien la consume, combatiendo la hiperactividad y la ansiedad. Gracias a las cualidades sedantes de la vainilla, podrás dormir como un bebé, y evitarás padecer insomnio en las noches. Por otro lado, es un antidepresivo natural que eleva el ánimo del más decaído; seguramente, por eso, cada vez que la huelo me siento feliz.

Y es que son tantas sus bondades, que el espacio de este post resulta excesivamente pequeño para poder enumerarlas todas; y son tan diversas que esta fruta se caracteriza, incluso, por tener un poder afrodisíaco en las personas, pues activa la testosterona y los estrógenos combatiendo la falta de libido. Una última razón para que la adores es que su consumo, ya sea en vainas o en infusiones, estimula la pérdida de peso; por ello, es ideal para aquellos que luchan diariamente con los kilos de más.

No importa qué presentación prefieras, ya sea utilizándola en rama o en extracto líquido al momento de preparar un postre, o impregnándote con su esencia para disfrutar su olor, no desaproveches la oportunidad de tenerla en tu casa; es, sencillamente, maravillosa.


———————————————————————————————

Erika De Paz

Comunicadora social caraqueña egresada de la Universidad Católica Andrés Bello. Instructora de Pilates y practicante de yoga. Adora leer, escribir y pasar tiempo investigando sobre el bienestar. La salud, la buena alimentación, el deporte y la felicidad son sus temas favoritos, y los protagonistas de este blog.

———————————————————————————————

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.