Google construirá un barrio inteligente en Toronto.

La iniciativa, llamada Sidewalk Toronto, transformará una zona próxima al puerto en una pequeña ciudad basada en las nuevas tecnologías.

Sidewalk Labs,una compañía perteneciente a Alphabet, la actual matriz de Google, que tiene por objetivo «reimaginar ciudades desde Internet», ha anunciado un contrato con la ciudad de Toronto para desarrollar su proyecto Sidewalk Toronto, que prevé la construcción de un distrito inteligente y sostenible a través de las nuevas tecnologías en la ciudad canadiense.

El pasado martes, la división de Alphabet y la agencia estatal Waterfront Toronto anunciaron esta colaboración, que tendrá un coste estimado de unos 1.250 millones de dólares canadienses, repartidos entre el gobierno de Canadá, el estado de Ontario, la ciudad de Toronto y la propia Alphabet, que ha prometido una inversión de 42,6 millones de euros, y que supondrá la transformación de unas 325 hectáreas cercanas al puerto en un barrio en el que se espera que residan «decenas de miles de personas».

Sidewalk Toronto supondrá el mayor ejemplo de ciudad inteligente en Norteamérica, una iniciativa que supone construir un barrio en el que las tecnologías de la información y el uso de datos suponen el elemento central. Información sobre el tráfico, el ruido, la calidad del aire y el rendimiento de todo tipo de sistemas, desde las papeleras y contenedores a la red eléctrica, que servirán para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos de la zona.

El proyecto hecho público el martes se centra en la innovación en la arquitectura, la construcción y el diseño urbano, y supondrá la prohibición de circulación de coches particulares por el área. En su lugar, los servicios de transporte recaerán sobre coches autónomos y robots de carga en túneles subterráneos. Las calles del barrio tendrán al peatón como elemento central, y el tráfico se gestionará a través de señales inteligentes.

En cuanto a la arquitectura, los edificios estarán diseñados a través de módulos producidos en las cercanías de la zona, y están concebidos para ser altamente flexibles, no solo en su construcción y disposición, sino también en la distribución interna de los usos, una «mezcla radical» de oficinas, tiendas, residencia y espacios de producción que, según los responsables del proyecto, «desafiará las reglas del urbanismo».

Aunque por el momento se trata solamente de un proyecto, Alphabet ha anunciado que planea trasladar sus oficinas canadienses al nuevo barrio. Asimismo, el proyecto ha compartido en su web una serie de imágenes con su visión del proyecto, con ideas como el uso de bicicletas, coches eléctricos o transporte subterráneo de materiales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here