El descubrimiento en los últimos dos meses de 1,315 tumbas anónimas en antiguas escuelas residenciales para niños aborígenes ha conmocionado a Canadá.

En este contexto de dolor e indignación por los descubrimientos, que han devuelto al presente el horror de estas instituciones (ya cerradas) de asimilación forzada de la población indígena, al menos 48 templos cristianos – en su mayoría católicos – fueron afectados por incendios u otros actos de vandalismo. La Asamblea de Primeras Naciones de Canadá, que reúne a 634 líderes indígenas (1,4 millones de ciudadanos se identifican como indígenas, 4,9% de la población), condenó los hechos; pide unidad y esfuerzos para construir relaciones en estos tiempos difíciles. “Apoyo a todos mis miembros, independientemente de su religión o creencias. Esto es inaceptable «, dijo. Noticias Globales Keith Crow, Jefe de la Reserva Inferior de Similkameen.

De estos 48 templos, 21 fueron total o parcialmente consumidos por las llamas. La policía los está investigando como «incendios sospechosos». Además de los templos católicos, las instituciones de los anglicanos de la Iglesia Unida de Canadá, los coptos ortodoxos y la Iglesia de la Alianza Vietnamita también han sufrido daños. El primero de estos incendios tuvo lugar el 21 de junio en la Iglesia del Sagrado Corazón, ubicada en la reserva de Penticton (Columbia Británica). La más reciente tuvo lugar el día 19 en la Iglesia Copta Ortodoxa de San Jorge, ubicada en la ciudad de Surrey (en la misma provincia).

Al menos otros 27 templos sufrieron varios tipos de vandalismo, incluido el pintado de rojo. El 26 de junio, una estatua de Juan Pablo II junto a la Iglesia del Santo Rosario en Edmonton, Alberta fue atacada con pintura de ese color. Los mensajes escritos en las paredes y puertas de los templos de Saskatchewan, Columbia Británica, Ontario y Alberta se repitieron en muchos casos: “Éramos niños”; «Nuestras vidas importan»; «215» (el número de tumbas encontradas en Kamloops). El portavoz de la policía de Vancouver, Steve Addison, advirtió la semana pasada que «hay mejores formas de mostrar su punto de vista, enojo y frustración». La gente puede pensar que está haciendo una buena causa, pero no es así«.

Justin Trudeau, primer ministro canadiense, calificó estas acciones de «inaceptables y erróneas». Trudeau dijo comprender el enfado de mucha gente, especialmente hacia el gobierno federal y la Iglesia católica, que dirigió la mayoría de los centros abiertos entre 1883 y 1996, pero destacó que ese «no es el camino a seguir para obtener justicia». «Debemos trabajar juntos para corregir los errores del pasado», agregó.

El 27 de mayo, se anunció un primer descubrimiento de tumbas anónimas en la antigua escuela residencial de Kamloops. Posteriormente se hicieron públicos los casos de los internados en Marieval y la misión Saint-Eugène. El más reciente, el 12 de julio, ocurrió en la isla Kuper. Estos centros formaban parte del sistema de escuelas residenciales canadiense para educar por la fuerza a más de 150.000 niños aborígenes en la cultura general. El gobierno federal financió estas instituciones, aunque la administración de los centros estuvo a cargo de grupos cristianos (más del 70% católicos).

La Comisión de la Verdad y Reconciliación creada para analizar lo sucedido en los centros publicó en su informe de 2015 que el castigo corporal, la violencia sexual, el abandono y el racismo eran comunes entre los internos. En 2019, este organismo estableció que al menos 4.134 menores murieron en estos centros, pero algunos expertos elevan el número de fallecidos a más de 6.000.Muchas familias ya no han oído hablar de sus hijos. La mala nutrición, el hacinamiento y la calefacción insuficiente eran la norma en muchas de estas instituciones. Madeleine Basile, originaria de la comunidad Atikamekw de Wemotaci (provincia de Quebec), pasó una década en el internado de Pointe Bleue, dirigido por misioneros oblatos. “Fueron años de abandono. Mi familia no tuvo otra opción, ya que el gobierno federal nos obligó. Mi hermana murió allí a los nueve años ”, dice.

La Iglesia católica ha recibido una avalancha de críticas. El Papa aún no se ha disculpado, como lo solicitaron las comunidades indígenas, y una deuda de 21,3 millones de dólares canadienses (alrededor de 14,4 millones de euros) sigue siendo la prometida en los acuerdos de reparación alcanzados alrededor de 2007. “Estamos profundamente entristecidos por el incendio y el vandalismo de lugares de culto en todo el país, en su mayoría católicos. Expresamos nuestra solidaridad con las comunidades afectadas y nos oponemos categóricamente a cualquier forma y expresión de violencia o vandalismo contra cualquier comunidad de fe ”, dijo un portavoz de la Conferencia Canadiense de Obispos Católicos. Los líderes de las denominaciones protestantes se unieron a la condena, al igual que el Centro de Asuntos Israelíes y Judíos y el Consejo Nacional de Musulmanes Canadienses.

Los anglicanos y la Iglesia Unida de Canadá dirigen internados para niños indígenas, pero a diferencia de las congregaciones católicas, se disculparon y pagaron las cantidades previstas en los acuerdos de reparación.

 

Fuente: El País

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.