Miro a mi alrededor, percibo varias flores que con el tiempo se han marchitado, hojas y pétalos secos son los que adornan mi habitación, lo que eran unas bellas rosas, lindos girasoles y hermosos tulipanes, hoy están devastados y en su forma se grita la fiel expresión del tiempo.

Algunas flores representan un perdón, gritan una oportunidad, imploran un beso o una acción que sea recíproca que pueda nivelar la balanza de detalle que más de un hombre esperaba de mí.

No puedo recordar cuantas flores me han dado, sería gastar energía, sería igual que intentar pensar en los hombres que me las dieron, quiero creer que me las han dado con buenas intenciones, sus actos hablaron por si solos, las palabras se las llevó el viento, las flores murieron mientras ellos con un toque de prepotencia, egoísmo y poca sinceridad, afirmaban que no volvería a pasar, que era la única, me hicieron sentir especial por lo que decían, no por lo que demostraban y mientras todo esto pasaba, las flores marchitaban igual que mi corazón.

No puedo entender cuanta malicia hay oculta en un ramo de flores, los girasoles no deben de ser el conducto para mostrar una mentira disfrazada de verdad, no deberían ser las que paguen los daños de las acciones arteras de los hombres.

Ahora odio a las flores, son hermosas pero jamás podremos ver las intenciones que tienen ocultas, entre más me las regalan, más crece el odio sabiendo que ese rencor va dirigido al emitente, pero involuntariamente cae en el mensaje dejando al receptor vulnerable y con dudas.

Cuando un pétalo cae, una lágrima la acompaña, cuando las lágrimas se secan, mi voluntad desaparece, ésta es nula y la creencia se acaba, dejé de creer en el amor por culpa de las flores que fueron las portadoras de la mentira y doble intencionalidad de los hombres.

Para mí, todos los hombres son iguales, es generalista afirmar esto, lo hago por qué en fila india podría poner a cada varón con el que estuve, cada personalidad es diferente, pero hicieron exactamente lo mismo, utilizar un par de pétalos para ocultar su falsedad, es por ello que para mí, todos son iguales.

Las flores no son semejantes, tenemos de varios tamaños y ciento de colores, el problema es que en un gran porcentaje, se usan para lo mismo, enamorar, engañar, pedir perdón, representar un simple detalle con un mensaje oculto y los mensajes suelen variar.

Es irónico que teniendo en mis manos un ramo, dijera en voz alta “Que lindas flores” cuando  pensaba en las palabras del que me las dijo, frases tan típicas como: “Eres la única mujer que quiero” “Vi estas flores y pensé en ti aunque tú eres más hermosa.” “Perdóname, no volverá a pasar.” “Empecemos de nuevo” “Déjame conquistarte nuevamente.” “Sin ti no soy nada, regresa” y mi favorita “No hay mujer más hermosa que tú” Frases que fueron haciendo eco en mi corazón y que hoy se escuchan con más fuerza.

En un momento de la vida, esta habitación era adornada con muchos tonos, representaba mi vida misma, con el paso del tiempo, los colores desaparecieron, ahora todo me parece oscuro, el café, negro y gris son los que prevalecen en la actualidad.

Los tonos oscuros también son colores, tal vez no sean los más llamativos o los que la mayoría prefiere, pero me enseñaron la sobriedad de las cosas y que un alma oscura necesita luz, no necesariamente que sea mala.

Aprendí a darle el valor a los capullos, hay brotes que se dan con la esperanza de mantener viva a una persona que se fue antes de tiempo, en algunas ocasiones se entregan a la gente de mayor edad con la esperanza de recordar el pasado y hacer énfasis en que el tiempo pasa, así como la belleza y el hoy es lo único tangible que tenemos.

Es probable que yo vuelva a florecer, quizá extienda mis hojas por lo alto mostrando más de un color, de momento soy un negro que puede convertirse en un vino y a su vez evolucionar a gris, luego a blanco y al final adquirir cualquier otro matiz, el que más me guste, el que más me represente, esto sucederá cuando comience a creer en las acciones y no en las palabras, esto pasará cuando me ame por ser tal como soy, con días oscuros y otros coloridos, cuando eso pase, yo comenzaré a valorar el verdadero significado de una flor y a desvalorizar el significado de las palabras.

Mientras tanto, seguiré oscura, tan oscura como una noche en donde no se piensa que habrá un nuevo amanecer pero que inevitablemente llega.

Hoy soy una simple nube gris, mañana seré una estrella brillante, la más brillante, esa que aunque la noche sea negra, brillará dando su luz al que más lo necesita, dirigiendo su camino a un mejor porvenir.

 

“A todas las mujeres que no creen en el amor, amar es decidir, siente con la mente y piensa con el corazón.”

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.