El amor es aquella fuerza que no logramos entender pero si sentir, el amor es aquello que saca lo mejor y muestra lo peor de cada persona, amar es sinónimo de vivir y morir es sinónimo de no amar ¿Qué es la vida sin amor? ¿Qué hace el amor sin una vida?

Hace un tiempo escuché una historia, no era muy común, es poco creíble pero seguramente a más de uno le interesará saber, un cuento con narrativa que empieza por la mirada perdida de un hombre que fue a parar con una mujer, una dama un tanto inocente pero a la vez con un carácter fuerte que llamaba la atención hasta del más despistado.

El narrador del enredo no cuenta mucho sobre los personajes y eso me gusta, permite que cada quien saque sus propias conclusiones y deduzca lo que quiera deducir.

No sé mucho sobre la chica, puedo imaginar que su personalidad nace por el temor de repetir vivencias, mismas que la dejaron marcada y estas fueron cubiertas por barreras emocionales que hoy no le permiten abrirse ante la oportunidad de amar y ser amada. Me pongo a analizar y comparar con que cuento se puede asemejar esta parte, llegué a la conclusión de que el temperamento de la fémina es muy similar al hechizo de una bruja que busca el poder privar de todo acto de amor.

No hay mucho que contar por parte del hombre, un chico centrado que no se deja llevar por el típico estereotipo de belleza que la sociedad maneja hoy en día, su corazón es más notable que su físico y lo pienso porque nuestro narrador nos afirmaba que esta persona día con día se veía involucrado con muchas mujeres pero que ninguna le atraía emocionalmente. De igual manera busqué la forma de comparar y es obvio que es el príncipe especial que no busca engrandecer un ego pero si quiere amar y ser amado de forma sincera.

La historia continuaba, el flechado quería buscarla, acercarse y poder conversar con ella aunque sea un par de minutos, la vida tal parece que conspiró en su contra ya que no permitió que se juntaran.

Las ganas de hablarle permanecieron por mucho tiempo, tal vez días, meses, probablemente años pero aquí yace la primera moraleja de esta historia “El tiempo terrenal es perfecto y todo pasa por algo” pasó un período y el hombre que juraba a ver visto a la mujer que valía la pena, la volvió a encontrar y bastaron un par de cartas para que comenzaran a hablar.

La primera carta decía:

“No sé cómo te llamas, seré franco, no me interesa, al verte supe que algo grande estaba por pasar, me imaginé compartiendo mi tiempo contigo en una grata cena, conversar hasta el anochecer y conocer cada temor, cada pasión que tu persona guarda en ese par de ojos preciosos adornados por unas cuantas pecas.

La noche no terminaría ahí, también conocerías rasgos de mi persona que no muchos conocen y esto sería con la intención de mostrarte que en el la vida hay un regalo mucho más valioso que el oro, este tesoro se llama Confianza.

Conocerte me alegraría el día o quizá la vida, todo depende de cuantas citas me brindes, de cuanta confianza me tengas y de cuanto amor te haga sentir.”

El varón desde mi entender fue un tanto agresivo al escribir, pero funcionó, la joven acepto respondiendo la carta de la siguiente manera: “Sus palabras son directas, son congruentes pero su actitud es un poco ajena a la mía así que iré con calma, tomaré mi tiempo y le dejaré una advertencia: Temer no me hace débil, me hace precavida, soñar no me hace ingenua por eso es que yo sueño con un amor de antología, una historia en donde cualquiera pueda relatar su parte, no todo es lindo, tengo defectos, tengo virtudes, sobre todo, tengo ganas de amar y que me amen.”

Los chicos empezaron a escribirse más y más al punto que el cartero solo visitaba dos hogares. Las manecillas del reloj pasaron, los días del calendario cayeron en hojas que dictaban un par de semanas y el amor por ambos creció y creció.

“Deseo tanto conocerte en persona, conozco tu corazón y tu personalidad así como tus pensamientos pero necesito conocer tus labios, tocar tus manos, sentir tu cuerpo por encima del mío, estremecerme cada vez que oiga de tu boca un “Te quiero” para confirmar que esto es mejor que un cuento.”

Fueron unas de las letras que permanecían en una de las cartas que ella le mandó a él y este contestó así: “Cuando tu piel y la mía se junten, el sol bailará con la luna al son de la música  que nuestra alcoba hará por el estremecimiento de consumar nuestro amor. Quiero decirte “Te quiero” te quiero porque quiero, quiero porque puedo y puedo porque encontré a la mujer de mis sueños, tú me haces creer que la perfección existe en los ojos adecuados y ¡mira mi amor! yo solo veo cosas buenas en ti.”

No es el típico cuento de amor, el final podría decírtelo pero prefiero que lo imagines ¿Cuáles fueron esas palabras que se dijeron en el primer vistazo? ¿Cuál fue la primera emoción que cada uno sintió al besarse? ¿Cómo quieres que este relato termine?

 

 

Dedicatoria especial: “Podría tardar un minuto para conocerte y una vida entera para olvidarte.”

Atentamente: La Vida De Un Escritor (MR)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.