El último tramo de unas 85 millas (137 kilómetros) va desde la localidad de Inuvik hasta la población de Tuktoyaktuk, haciendo accesible la costa norte de Canadá con el resto del país en cualquier momento del año.

Este miércoles por primera vez Canadá tendrá acceso por tierra durante todo el año a la costa norte del país al ser inaugurado el tramo entre las poblaciones de Inuvik y Tuktoyaktuk, con lo que finalmente es posible llegar por carretera al Océano Ártico.

En un principio la ruta estaba diseñada para hacer una realidad el acceso a la explotación de hidrocarburos en áreas submarinas del Polo Norte, pero con la caída de los precios y la moratoria de explotación acordada por los gobiernos de Barack Obama y Justin Trudeau, el estreno de la ruta tiene ahora otras consideraciones.

El proyecto costó unos 300 millones de dólares, con lo que la aislada población pesquera de Tuktoyaktuk es finalmente interconectada a la red de vías del país al ser estrenado el tramo de 85 millas (137 kilómetros).

Aunque había una ruta helada que estaba abierta durante los meses de invierno, durante el verano había que hacer el tramo por aire. Cuanquier habitante de “Tuk”, el diminutivo de la localidad, tenía que viajar en avioneta para cosas tan simples como ir a comprar carne a la localidad más cercana, Inuvik, o si tenía una emergencia médica.

Muchos críticos se preguntan si con la caída del negocio petrolero realmente vale la pena la apertura de la vía. Se estima que en los Territorios del Noroeste hay reservas petroleras ascienden a entre 14,500 millones de barriles y 20,000 millones de barriles, que en las actuales condiciones del mercado seguirán siendo eso, reservas.

Incluso haciendo más barato su explotación con la existencia de la vía, la moratoria de cinco años evita que la extracción de crudo empiece en áreas submarinas del Océano Ártico.

Capital petrolera del norte

Sin embargo, aún hay esperanzas de que Tuk se convierta en algún momento en la capital petrolera del norte de Canadá.

En declaraciones a la Canadian Broadcasting Corporation (CBC) el exalcalde de Tuk Merven Gruben indicó que una vez la carretera sea inaugurada esta semana hay que comenzar el trabajo para hacer viable ese sueño petrolero, especialmente ante la posibilidad de que los precios del crudo a nivel mundial comiencen a recuperarse.

Pero los expertos en ese negocio señalan que mientras exista la moratoria de cinco años impuesta por el gobierno de Trudeau para explotar el crudo en el Mar de Beaufort, las cosas seguirán paralizadas para ese mercado.

En todo caso, la nueva ruta tendrá beneficios sociales para la población de Tuktoyaktuk, ya que ahora habrá oportunidades para el turismo, especialmente en el área de deportes recreativos, así como acceso más fácil a la educación y la salud.

Se cree que el costo de vida para esa población disminuirá en unos 1.5 millones de dólares anuales ante la perspectiva de que ahora los alimentos, las medicinas y la gasolina podrán llegar vía terrestre, además del mejoramiento de la calidad de vida para su población de casi 900 habitantes, según el último censo de 2016.

Desde el punto de vista ambiental, algunos activistas están preocupados con la llegada de emisiones a consecuencia de los camiones que comenzarán a circular en la zona. Ya no serán unas 1,000 toneladas de emisión de CO2 durante los pocos meses de la ruta helada. Ahora será todo el año, según los estimados del gobierno de los Territorios del Noroeste.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here