La cantante Lady Gaga se vio obligada a cancelar su concierto de este lunes en Montreal pocas horas antes de su inicio después de que su estado de salud empeorara rápidamente por no cuidarse como debiera tras mojarse mientras actuaba la semana pasada en Nueva York y enfermar.

La noticia supuso una gran decepción para sus fans, pero a nadie parece haberle dejado peor sabor de boca la cancelación que a la propia intérprete. En un intento por tratar de compensar a sus queridos ‘monstruos’ -como se conoce a sus admiradores-, mucho de los cuales ya hacían cola a la entrada del recinto donde se iba a celebrar el recital cuando se enteraron de que se había suspendido, Gaga les hizo llegar pizzas y fotografías firmadas, tal y como anunció vía Twitter.

En esa misma plataforma, la estrella se tomó además la molestia de responder personalmente a todos los mensajes en tonos de mayor o menor enfado que le hicieron llegar sus seguidores. Y lo más sorprendente es que esta estrategia dio resultado, ya que algunos de los que habían echado mano de la esfera virtual con los nervios más alterados acabaron dándose cuenta de que ella no podía subirse al escenario sin estar en plena forma.

“¿Por qué nos avisas con tan poco antelación? Estoy tan molesta. He pagado para venir desde otra provincia y ya había reservado el hotel”, le reprochaba una joven, a lo que Gaga respondió directamente con un tuit: “Se me parte el corazón. Lo siento mucho, mucho. Pienso en ti”.

“A ver, si estaba enferma podía haberlo dicho esta mañana, no una hora y media antes de que abrieran las puertas. Había gente llorando”, apuntaban enfadado otro seguidor, a quien ella le dirigió otro mensaje conciliador que rezaba: “He tratado de que mi voz y mi cuerpo mejoraran durante todo el día para poder seguir adelante con el show, pero mis médicos y mi coach vocal dijeron que no era posible, lo siento”.

Estas palabras consiguieron hacer que la persona a la que iban dirigidas se pusiera en la situación de la famosa estrella y aceptara su decisión como la única solución posible.

“Gracias por haberme respondido. Estaba muy enfadado, pero ahora comprendo que estabas enferma. Recupérate y tengo muchas ganas de verte el próximo 1 de noviembre”, le dirigía en un tono más amable.Finalmente, Lady Gaga terminó de ganarse de nuevo el cariño de todos sus fans cuando se asomó a la ventana de su hotel para saludar durante un rato a todos aquellos que se habían reunido en la calle con la esperanza de verla aunque fuera de pasada.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here