5 de diciembre, Montreal. Hoy se celebra en el mundo el Día Internacional del Voluntario, y al conmemorar esta fecha, viene a la mente y al corazón, el rostro de una mujer que ha hecho del voluntariado su razón de vida.

Ella se llama Béatriz Alvarán, es colombiana y como a ella le gusta identificarse: “paisa”, nacida en Medellín. Entre la comunidad latina no necesita mucha presentación. Es la persona que le da la bienvenida a todos los que recién emigran y necesitan ayuda humanitaria, ya sea alimentos, colchones, asesoría en temas migratorios y hasta ayuda espiritual.

La Armee du Salut es el organismo que le ofrece la oportunidad de realizar el trabajo que más le gusta hacer, ayudar. Hoy es una profesional realizada, pero detrás de toda historia de éxito siempre hay un comienzo.

Llegó a Montreal hace diez años, como todos, llena de sueños, de ilusiones, con su esposo y dos hijos pequeños. Muy segura que sus estudios en trabajo social le permitirían encontrar trabajo pronto.

“Me vine a estrellar con una enorme barrera de concreto, que era el idioma, lo que había aprendido en Colombia no era suficiente. Entonces tuve que poner los frenos y empezar a estudiar francés y hacer las equivalencias de mi título.”

Después Béatriz hizo lo que  ella aconseja deben hacer todos los inmigrantes: trabajo voluntario. “Empecé en L’Armée du Salut, haciendo trabajo “benevole”. Me metí de cabeza, hasta que me hice indispensable. Entre los años 2005-2006 ingresaron muchos  latinos a Montreal y como yo manejaba los tres idiomas, me dieron la oportunidad de ocupar una vacante como recepcionista”.

Pero su trabajo nunca se limitó a responder llamadas. “Cada vez que alguien necesitaba ayuda yo me ofrecía, no importaba los horarios, mostré una entrega de la que somos capaces los latinos cuando trabajamos con el corazón y solo fue cuestión de tiempo para que me ofrecieran un puesto como trabajadora social”.

Béatriz combina su trabajo en la Armee du Salut con su rol de esposa y madre. “Estoy felizmente casada y tengo dos hijos que son mi orgullo”. Me siento realizada de haber logrado los sueños con los que vine hace diez años.

Gracias al trabajo voluntario también Béatriz ha vivido una experiencia maravillosa. “Dios me ha permitido ver la superación de muchas personas, que antes venían a buscar ayuda y ahora son donadores. No hay alegría mayor que ver como el ser humano se supera”.

Extender un poco la mano.

El Día Internacional de los Voluntarios tiene como objetivo reconocer a los voluntarios y las organizaciones de voluntariado, así como sensibilizar sobre su labor.

Fue decretado por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 17 de diciembre de 1985. Desde entonces, gobiernos, el sistema de las Naciones Unidas y organizaciones de la sociedad civil se han unido para conmemorar hoy a los voluntarios.

“Al celebrar la trascendencia de la labor de los voluntarios en el mundo, recordemos los numerosos lugares en que son necesarios: en las zonas de guerra, las aulas, los hospitales, los hogares… Dondequiera que haya personas en situaciones difíciles que necesitan ayuda” Dijo en su mensaje Ban-Ki- monn, Secretario General de las Naciones Unidas.

Voluntariado en Montreal.

En Montreal existe una diversidad de organizaciones en donde se necesita trabajo voluntario. Incluso están clasificadas por categorías: salud, educación, arte, medio ambiente, animales, historia, investigación.

Las que nos son más familiares son la Cruz Roja, la Armee du Salut,  y la Fundación de Niños con Cáncer (Leucan).

Cada centro de estudio y comunidad cuenta con un departamento en donde requieren ayuda voluntaria. Sólo resta animarse y extender una mano.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here