La compra de un vehículo eléctrico es una interesante forma de reducir nuestra factura energética mensual, y además ayudar a reducir las emisiones contaminantes en nuestra ciudad. El principal problema para muchos interesados son los elevados precios de compra que todavía tienen estos vehículos. Para ello entran en juego las ayudas públicas. Pero incluso con estas los costes se escapan del presupuesto de la mayor parte de las personas. Algo que puede mitigarse con medidas como las puestas en marcha por el gobierno de la región canadiense de Quebec.

La administración quiere lograr cumplir con un ambicioso programa de transición ambiental, que supone alcanzar los 100.000 vehículos eléctricos matriculados en 2020. Algo para lo que han visto que sería necesario el poner en marcha nuevas medidas que incentiven las ventas de estos vehículos.

La primera de estas medidas ha sido la activación de un programa de ayudas a la compra de autos nuevos. La administración regional entregará a los que se compren un eléctrico un total de 8.000 dólares para la adquisición, que se podrán acumular a los 5.000 dólares que entrega el gobierno central. En total 13.000 dólares que sin duda permiten acceder a unos precios mucho más atractivos.

Pero incluso con estos un modelo como el Chevrolet Bolt tendrá un coste de 26.000 dólares. Una cifra que está lejos del alcance de muchos bolsillos.

Para estos se pondrá en funcionamiento un novedoso sistema de ayuda que permitirá rebajar en 4.000 dólares un auto eléctrico de ocasión que haya sido matriculado entre los años 2015 y 2017. Una ayuda que se sumará a la propia depreciación de los vehículos, y que dará como resultado precios al alcance de un mayor número de bolsillos.

Entre la letra pequeña del programa de Quebec encontramos que las ayudas sólo se aplicarán a los autos 100% eléctricos. Nada de híbridos enchufables ni tampoco eléctricos con extensor de autonomía. La otra es que los autoss no pueden haber recibido una ayuda de la región anteriormente, por lo que tendrán que llegar desde otras partes de Canadá, o desde Estados Unidos. Algo que nos indica que los autos de importación también se benefician de esta medida.

La otra condición es que la venta no podrá realizarse entre particulares. El gobierno establece que el autoe debe ser adquirido en un concesionario oficial o tienda independiente que esté asentada en la región. Algo que indican se debe a la necesidad de verificar cada operación para ver que cumple con las normas, y que el vehículo pasa una revisión que incluirá un test para conocer el estado de la batería. Algo que abre la puerta a que un auto que no tenga la batería en buen estado pueda ser descartado.

De momento el programa de ayudas de Quebec lleva activo desde abril. De momento no son muchas las operaciones que se han completado, principalmente por culpa de la poca publicidad que se le ha dado y que lleva a muchos a desconocer su existencia. Algo que ha supuesto que desde el inicio del proyecto apenas se hayan acogido 1.935 usuarios, lo que nos indica la necesidad de dar repercusión a estas interesantes medidas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.