El Gobierno canadiense anunció hoy que destinará 40.000 millones de dólares canadienses  a un plan nacional de vivienda para paliar la grave falta de viviendas asequibles.

El plan, que fue anunciado hoy en Toronto por el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, incluye la construcción de 100.000 viviendas asequibles, la reparación de otras 300.000 unidades sociales que ya existen y la reducción del número de personas sin techo en un 50 %.

El Gobierno canadiense también quiere proteger a 385.000 propietarios para que puedan mantener su vivienda asequible y proporcionar ayuda financiera a 300.000 hogares a través de un fondo denominado Canada Housing Benefit.

El fondo proporcionará a las familias necesitadas un subsidio anual para el pago del alquiler de hasta 2.500 dólares canadienses

El subsidio empezará a aplicarse a partir del año 2020 y concluirá en 2028.

Trudeau afirmó al presentar el plan que “los derechos de vivienda son derechos humanos, todo el mundo se merece un lugar seguro y asequible que se pueda llamar hogar”.

La falta de viviendas asequibles en ciudades como Toronto, Vancouver o Calgary se ha convertido en un grave problema para muchas familias.

El líder del opositor Nuevo Partido Democrático (NPD), de orientación socialdemócrata, Jagmeet Singh, que criticó el plan del Gobierno canadiense por ser insuficiente, declaró que existe una grave crisis de viviendas asequibles en todo el país.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here