El francés es el idioma oficial, o uno de ellos, en 29 países de todo el mundo. Entre 77 y 100 millones de personas tienen el francés como su lengua materna, mientras que otros 190 millones lo hablan como segunda lengua. Las estimaciones acerca del futuro desarrollo del francés son variadas. La Organisation international de la Francophonie ha publicado un estudio que predice que para el año 2050 habrá aproximadamente 700 millones de hablantes de francés, tanto nativos como no nativos. Este informe pone de relevancia, además, que el 80 % de ellos vivirá en el continente africano, donde el crecimiento es innegable.

La provincia canadiense de Quebec es el segundo lugar con mayor número de ciudadanos nativos de francés después de Francia. Si combinamos su población con la de otras áreas de Canadá y los Estados Unidos, obtenemos que un total del 8% de la población del continente americano tiene el francés como lengua materna. Dada la alta concentración de hablantes de francés en Quebec, esta provincia desempeña un papel importante dentro de la Francophonie, la comunidad de países, organizaciones, gobiernos y grupos de personas francófonos, es decir, que utilizan el francés a diario y/o como idioma administrativo.

¿Cómo llegó el francés a Canadá?

Para poder entender las diferencias entre el francés metropolitano (el de Francia) y el francés de Canadá (también conocido como francés canadiense, francés de Quebec o quebequés), es importante echar un vistazo a cómo llegó la lengua francesa a Canadá y qué pasó después. Todo empezó con el rey Francisco I de Francia, quien encargó una expedición hacia el oeste con el objetivo de encontrar una ruta alternativa para llegar a China. Sin embargo, Jacques Cartier no llegó al país asiático en 1534 sino a la península de la Gaspesia, a día de hoy parte de la provincia de Quebec. Fue entonces que se fundó la Nueva Francia y que comenzaron a llegar emigrantes hacia América del Norte. El apogeo de Nueva Francia fue en 1712, momento el que su territorio ocupaba más de la mitad de la extensión que en la actualidad pertenece a Canadá y los Estados Unidos.

Hay varios acontecimientos históricos después de esta fecha que explican por qué existen diferencias entre el francés que se habla en el continente europeo y el de la Canadá francesa. El primero de ellos es el ataque sorpresa en 1754 que fue el detonante de la La guerre de la Conquête (o Guerra franco-india).  Siendo una de las razones los efectos de los duros inviernos canadienses comparados con los de Francia, la población de Nueva Francia era mucho menor que la de las 13 colonias en los Estados Unidos. Por este motivo, Nueva Francia era mucho más vulnerable a los ataques. En segundo lugar, a raíz de la Guerra de los Siete Años que enfrentó al Reino de Francia y al de Gran Bretaña, se firmó el Tratado de París en 1763. De acuerdo con las disposiciones de este tratado de paz, la provincia de Quebec pasó a estar bajo control británico, lo que resultó en una interrupción de los lazos entre la provincia francocanadiense y la madre patria, Francia.

Qué hace diferente al francés de Canadá

Antes de centrarnos en lo que hace diferente al francés metropolitano y al francés canadiense, es importante dejar claro que en la variante escrita ambos son muy similares. Aunque hay ciertas diferencias en cuanto al vocabulario y la semántica, los habitantes de Montreal siguen las mismas reglas de gramática estándar que los de París. Es por ello que puede ser difícil distinguir si un texto formal ha sido escrito por una persona originaria de Francia o de Canadá.

Las principales diferencias entre estas dos variedades del francés están en la forma oral. Hay disparidades notables en la pronunciación, tanto en las vocales como en las consonantes. El francés de Quebec tiene un rango de vocales más amplio debido a su mayor nasalización. Además, las vocales altas (I, u and ou) se pronuncian sin acentuar dentro de una sílaba cerrada. Esto tiene como resultado el hecho de que algunas palabras que son homófonas en el francés metropolitano suenen diferente en su versión francocanadiense, como, por ejemplo pâte ypatte.

Además de la pronunciación, es destacable también la influencia del inglés durante los años en que la provincia estuvo bajo el control británico y la industrialización y el influjo de las lenguas nativas americanas. Asimismo, determinadas palabras que fueron objeto de una evolución en el francés metropolitano durante la época en la que las conexiones entre Canadá y Francia permanecieron iguales en el idioma canadiense.

Lista de diferencias más notables entre el francés de Francia y el de Quebec

Hay muchos ejemplos en los que las dos variedades difieren en cuanto a vocabulario y significado. A continuación, incluimos unos pocos ejemplos para que os podáis hacer una idea de las diferencias.

Canadá Francia Traducción al español Comentario
achigan perche noire lobina negra (pescado)
brunante crépuscule anochecer
atoca airelle arándano Derivado del término aborigen para este tipo de baya
carcajou glouton glotón Derivado del término aborigen para animal
barrer verrouiller bloquear, cerrar con llave
traversier ferry/bac transbordador (barco)

También hay palabras que existen en ambas variedades pero que tienen un significado diferente. Este es el caso, por ejemplo, de la palabra dépanneur. En Quebec se trata de una tienda de barrio o pequeño ultramarinos, mientras que en francés metropolitano se trata de una persona que viene a tu casa a hacer reparaciones, como un mecánico o un electricista.

En algunos aspectos, el francés canadiense no ha evolucionado mucho con respecto al francés que se hablaba hace 300 años en el noroeste de Francia. Los ciudadanos de Montreal aún utilizan el verbo magasinerpara ir de compras, mientras que los franceses usan en su lugar la construcción faire du shopping.

El francés de Quebec también tiene una amplia variedad de palabras coloquiales y expresiones que son específicas a esta zona y a la cultura francocanadiense. Una de ellas es Baise-moué l’ail que literalmente significa “besa mi ajo”. La explicación más posible para esta expresión es que con ail se refieran a la parte donde la espalda pierde su nombre. Por desgracia, no podemos más que suponer por qué se trata del ajo en este caso; ¿quizás porque ambas palabras tienen un sonido parecido? ¿Por su forma? ¡Quién sabe!

Si quieres aprender francés, una escuela de idiomas en línea como Lingoda puede ayudarte. La escuela ofrece cursos que pueden ayudarte a trabajar tu conversación, tu lectura, tu escritura y tu comprensión auditiva, consiguiendo una educación completa.

Todos los cursos son impartidos por profesores nativos de la lengua en cuestión totalmente cualificados, y los estudiantes tienen la capacidad de aprender a través de clases de grupo virtuales o clases privadas uno-a-uno. Los cursos también ofrecen a los estudiantes una completa flexibilidad, lo que significa que puedes desarrollar una agenda de aprendizaje que se ajuste a tu estilo de vida.

Los cursos de francés de Lingoda se estructuran de acuerdo al Marco Común de Referencia Europeo para las Lenguas y los estudiantes tienen la posibilidad de conseguir certificados oficiales de idioma que disfrutan de reconocimiento internacional. Estos certificados pueden utilizarse como prueba de tu habilidad actual en el idioma de cara a empleadores u otras instituciones.

 

lingoda

Lingoda ofrece clases con profesores nativos calificados.


1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here