El Gobierno de Canadá rechaza los resultados de las disputadas elecciones presidenciales de Bolivia, que han supuesto la reelección de Evo Morales, y solicitó una segunda vuelta “para devolver la credibilidad al proceso electoral”.

El Ministerio de Asuntos Exteriores canadiense emitió este martes un comunicado en el que indicó que está “profundamente preocupado” por las “informaciones de graves irregularidades” en las elecciones presidenciales celebradas en Bolivia el 20 de octubre y que han supuesto la reelección del presidente Evo Morales.

Las autoridades canadienses añadieron que los problemas denunciados en la elección presidencial boliviana “proyectan graves dudas sobre la legitimidad de los resultados y no es posible aceptar el resultado bajo estas circunstancias”.

Canadá dijo que “informes adicionales” sobre las irregularidades en la votación se añaden a “las conclusiones preliminares de la misión observadora de la Organización de Estados Americanos (OEA) que determinó que el proceso electoral no cumplió estándares internacionales”.

“De cara a la reunión esta semana del consejo permanente de la OEA donde este asunto será discutido, nos unimos a nuestros socios internacionales para solicitar una segunda ronda electoral que devuelva la credibilidad al proceso electoral”, añadió el Gobierno canadiense.

“Canadá está siguiendo estrechamente los eventos en Bolivia y solicita a todas las partes que ejerciten moderación y eviten violencia y la retórica polarizadora”, concluyó el comunicado.

Bolivia vive protestas diarias desde que el lunes de la semana pasada el órgano electoral cambiase los resultados provisionales de las elecciones, que otorgaban la victoria al líder opositor Carlos Mesa, en favor de Morales y su partido, Movimiento al Socialismo (MAS), que gobierna desde 2006.

Los resultados definitivos dieron ganador a Morales, del gobernante Movimiento al Socialismo, con el 47,8 por ciento de los votos, frente al 36,51 % del exmandatario Carlos Mesa, de la alianza Comunidad Ciudadana.

Esta diferencia del 10,57 % es suficiente para que el mandatario gane en primera vuelta, con tan solo un 0,57 % de margen.

Mesa ha rechazado la decisión final del órgano electoral y pidió el lunes a sus seguidores que no desfallecieran en las protestas, asegurando que no se rendirá hasta terminar “en la cárcel o en la presidencia”.

Fuente: el diario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.