Las autoridades de la provincia de Alberta (Canadá) emitieron una advertencia dirigida a los residentes y conductores de la región para que sean cautelosos con los alces que salen de los bosques para lamer la sal que se posa sobre los coches estacionados, según informó la BBC.

A los visitantes del Peter Lougheed Provincial Park —ubicado a 130 kilómetros al oeste de Calgary— se les recomienda tocar el claxon para ahuyentar a  los animales. Por lo que respecta a los peatones, está estrictamente prohibido empujar a los alces.

Los responsables del parque también piden a los visitantes que informen a las autoridades si detectan alces que se comportan de forma agresiva. Un alce macho canadiense pesa unos 453 kilogramos de media, mientras que las hembras pueden llegar a hasta los 420 kilogramos.

moose-warning-chester_burstall-dec-13-2016

La sal es una parte importante de la nutrición diaria de estos animales. Sin embargo, “si no hallan una fuente natural de sal, van a la búsqueda de una fuente alternativa, como la sal que se posa en los vehículos tras el proceso de limpieza de la nieve”, según explicó Doug Whiteside, del Jardín Zoológico de Calgary (Canadá), en una entrevista con Global News.

Fuente: Sputnik News

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.