“Habemos gente viva que nos sentimos muertos mientras que hay muertos que se sienten más vivos que nunca” esa es la frase que describiría a la perfección mi sentir, esa es la frase que hoy en día tumbaría la monarquía de los gobiernos imparciales que solo piensan en sí mismos, que clasifican a los humanos por clase y hasta por preferencias o gustos, esa es la frase que seguramente más de uno puede decir.

Me gustaría recordar el último día de paz que la tierra pudo tener, para ser franco, jamás he vivido en paz, amanece mientras que a cientos de personas les apagan la luz creyendo que son delincuentes cuando es más delito crear una televisora que comunica lo que quiere sin mostrar lo que realmente pasa, es más pecado prometer mirando a los ojos de la ciudadanía jugando con sus necesidades y deseos para no cumplir al final, es más duro entender que hay una academia de policías que hace jurar a sus miembros utilizar el poder con labor social y responsabilidad mientras que ellos son los que terminan delinquiendo y aceptando sobornos.

Mi querida sociedad piensa que exigir es sinónimo de adquirir, no es así, estamos en el nuevo amanecer global, un amanecer que promete gobernantes salidos del pueblo, medios de comunicación que informen no que cubran velando por sus intereses y una población que entenderá que la unión es sinónimo de progreso, que no hay colores ni banderas a la hora de apoyar. Todo suena excelente, me encanta la idea pero si algo nos ha enseñado la historia, es que, se debe vivir una guerra antes de que la paz llegue, guerra que de igual manera promete beneficios pero me hace más ruido la cuota que se debe pagar para llegar a ello ¿Cuántas personas deben perder su vida para que eso llegue? ¿Cuántos saqueos deben de pasar lograr un objetivo que se ve más lejos cada vez¨?

Esto dejó de ser una lucha por la sociedad, se convirtió en una guerra de egos, en una pelea insaciable para demostrar quien tiene el verdadero poder ¿El gobiernos y sus dependencias o el pueblo y sus decisiones?

Aunque trato de encajar, no lo hago, me cuestiono por las cosas que están pasando, trato de entender en que momento sucedió todo esto ¿Por qué los que deberían de impartir justica, no lo hacen? ¿Por qué no me siento seguro con la policía “de lado mío”?

Tantos colores que hay en el mundo que nos enfocamos en la ausencia de color (Blanco y Negro) creemos que el blanco es privilegiado mientras que el negro es un sentenciado, la realidad es que ambos son privilegiados por ser meros humanos, por tener la oportunidad de convivir no con otras culturas, no con otras creencias, tenemos la dicha de convivir con gente que no piensa igual que nosotros y eso es lo que nos hace diferentes y únicos.

Sueño con que las marchas se hagan por la equidad, por la fuerza que representa un movimiento, no por ver al mundo arder.

No respeto a las mujeres, no respeto a los de la comunidad LGBTTTIQ, mucho menos respeto a la gente con color de piel diferente a la mía, tampoco a los animales, respeto a los humanos, respeto a todo aquel ser vivo, por ello es que somos iguales, el querer, pensar y sentir, queda de lado, lo que sobre sale es la semejanza que radica en la misión que todos tenemos al llegar al mundo, ser feliz y dejar que los demás lo sean.

 

Fragmento dedicado a toda mi gente, sueño con que un día el sol vuelva a salir para todos, son momentos difíciles pero en la unión está la fuerza.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.