Lo que bien se aprende, jamás se olvida. El machismo es una característica muy propia de muchos mexicanos, el ser cortante, tajante, autoritario, mandón, intimidador, chantajista, explosivo, violento, ese macho infantiloide que le encanta hacer sus dramas y tirarse al suelo cuando no le dan las cosas a la hora y en el lugar que él quiere, ese tipo agresivo, humillante, hostigador, ese hombre que tiene en jaque a toda su familia, por supuesto, borracho, mentiroso, mujeriego, intocable, vengativo, explosivo, golpeador física y emocionalmente, este hombre, el macho típico mexicano, es odiado, repudiado, aborrecido por su esposa e hijos, es un tipo egocéntrico, porque solo piensa en él, le importa un bledo la familia, no puede querer a nadie, simplemente porque no se quiere así mismo, la pregunta de los 65 millones de dólares.- Donde lo aprendió, quien le enseñó a ser un macho nefasto, rechazado por propios y extraños?.- Dónde?. Todos los niños tienen una excelente escuela, aprenden a ser machos, muy machos del reflejo y de los ejemplos que ven en su padre, gritan, maltratan, ofenden, denigran, golpean, todo eso lo aprendieron en sus casas, en esos hogares disfuncionales.

Yo Tarzán… Tú Chita…Chita aprende de su madre, hermanos y de su padre a hacer panchitos, a dramatizar, a salirse siempre con la suya, se convierte en una manipuladora, extorsionadora emocional, la mujer sumisa, es parte de la historia, ya no las hay, al macho le sale el tiro por la culata cuando maltrata a su hembra, ahora, éstas mujercitas son hembritas, lo contrario al macho, no se quedan calladas, son explosivas, mecha corta, neuróticas, violentas y si te descuidas, muchas de ellas, son capaces de encajarte el cuchillo o agarrarte con el garrote a trancazos, los insultos, las devaluaciones, las denigraciones, son al tú por tú, se dan parejo y hasta por debajo de los codos, pero en esta relación enferma, híper enferma, que se llama codependencia, cuando están contentas, todo es color de rosa, pero no trabajan sus emociones, ni resentimientos, y cuando brota el cavernícola emocional, de ella, o de él, las cosas se ponen color de hormiga, estos pleitos son cada vez más agresivos, más peligrosos más sangrientos, hasta que finalmente el matrimonio, esa relación torcida, que nació chueca, truena como esparrago, el hilo se revienta por lo más delgado, y éstos niños, éstos adultos, también son escuela para sus hijos, por ello, es el cuento de nunca acabar. En la casa de un neurótico como yo, hasta el perro es neurótico.

Un ciego guiando a otro ciego. Estos matrimonios de jóvenes, con ideas modernas, no duran en su relación, primero, no hay tolerancia, se faltan al respeto mutuamente, se insultan hasta el cansancio, los golpes marcan heridas profundas, súmale las infidelidades, las constantes guerras de egos, el manejo y toma de decisiones, la demostración de poder, nadie gana, pierden todos, por inmadurez se comete infinidad de errores como el involucrar a la familia, ambos van y se quejan amargamente de su pareja, la ponen como lazo de cochino, luego regresan, se perdonan, y supuestamente vuelven a empezar, pero el reencuentro no fue más que para agarrar vuelo, más fuerzas para romperse tuti la madona, emocionalmente no están preparados, no piden ayuda por soberbios, no invierten en libros, ni películas, mucho menos en cursos de superación personal, el matrimonio se diluye, se desmorona, y provocan un severo daño irreversible en sus hijos, y así está el mundo, de cabeza, hemos confundido el concepto del matrimonio, del amor, creemos que la otra persona es de nuestra propiedad, su ideas, pertenencias, horarios, trabajo, auto, todo, nos pertenece, pero el origen, es sin duda los hogares disfuncionales.

Por qué muere el amor?. Con este tema, imparto una conferencia que me encanta, me gusta mucho dar coscorrones y tirar pedradas mientras comparto, al que le caiga el saco, que se lo ponga y sí que éstos temas, caen como anillo al dedo, también les digo.- Quien esté libre de culpa, que arroje la primera piedra.- Caras vemos, emociones no sabemos, mañas menos.- Quien te hace llorar, no merece tus lágrimas, no te ama, si te amara no te lastimaba.- Pero por qué muere el amor?, Primero, es que nunca hubo amor, cuando usas palabras, como estúpida, babosa, inútil, eres una buena para nada, me tienes harto, cuando denigras, devalúas, hostigas, intimidas, agredes, ridiculizas, ofendes a una persona, simplemente, no la amas, menos si le dices, palabras fuertes como: pendeja, vete a la chingada, lárgate de mi vida, etc., no la quieres, tampoco cuando le dices que apesta, que no sabe hacer el amor, que no sabe cocinar, ni llevar un hogar, cuando no agradeces, cuando no valoras, tu relación de pareja, se desmorona y las heridas del alma que causas, son profundas y no sanan, por el contrario cada día se abren más y más, se carece de empatía, respeto, humildad, detalles, buena comunicación, convivencia, alegría, se carece de lo más esencial que es el amor, predomina la indiferencia, los egos, el chantaje emocional, las mentiras, la infidelidad, el auto engaño, la culpa, los resentimientos, la mala relación debido al alcoholismo y drogadicción.

Secuestrada por un neurótico. Es uno de mis libros que más se venden vía paquetería, presento mi propio testimonio de secuestro y de todos los daños emocionales y físicos que le causé a mi esposa, hablo de esa relación pésima, enferma, codependencia pura, celos patológicos, control, manipulación, describo a ese macho típico mexicano, narro algunos episodios de mis nefastas actitudes, pude entrevistar a un buen número de mujeres, que como la mía, sufrieron de depresión, les cala la indiferencia, la nula comunicación, el control, los gritos, insultos, violaciones, y todo lo contrario a lo que debe ser una pareja. Yo soy el príncipe que se convirtió en sapo, comencé a enamorarla, a tener uno y mil detalles con ella, a conquistarla y cautivarla, lo logré, pero solo de novios; el sapo apareció en escena, el tipo neurótico, explosivo, agresivo, celoso, gritón, grosero, prepotente, por demás soberbio, el macho, muy macho, la llegué a golpear, a empujar y una vez quise matarla, ahorcarla, después de haberle puesto el ojo morado y haberle abierto los labios de un puñetazo,  ese soy yo, no se me debe de olvidar de donde vengo y comprender la magnitud de mi enfermedad, hoy sé que si hay algo difícil en la vida, es llevar la fiesta en paz en una relación de pareja, no es nada fácil, son infinidad de factores que hacen una vida en armonía o enferma, pero si hay amor, hay solución, como coach emocional, he tenido la oportunidad de guiar a infinidad de parejas a punto de caer en el abismo del fracaso, muchas de éstas parejas, han logrado recuperar su vida matrimonial, otras definitivamente no, me he especializado en este tema y sé el por qué hay tanta apatía, tanta negación en muchos hombres, la relación se hace aguda, se acostumbran a no tener sexo, a no convivir en pareja, salen a cenar, pero ambos permanecen callados, como si no tuvieran de qué platicar, duermen en camas separadas, no platican su diario vivir y toda esa rutina, es un verdadero secuestro, eso no es vida. Un matrimonio puede salvarse, si antes de tomar la decisión se capacitan y si en el momento de que surjan los conflictos emocionales, se documentan y se preparan para evitar que el hilo se reviente por lo más delgado. Mi libro parejas disparejas, es una buena aportación para que el matrimonio o la relación de pareja se desarrolle dentro del marco del respeto y el amor.- Este libro es un buen regalo para los novios próximos a casarse, para matrimonios jóvenes y para todas aquellas personas que quieran vivir su vida de pareja en libertad.- Recuerda tú eliges el camino emocional que quieres vivir, por tu atención, muchas gracias.- [email protected] A tus órdenes 614-256-8520 Sígueme en @teo_luna  Búscame en Facebook y visita por favor mi página www.crisiscreces.com

Te recomiendo la siguiente liga:

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.