Miserias espirituales

Me encuentro en este momento, frente al monumento del Ángel de la ciudad de México, que no es ángel, sino Ángela, disfrutando de una mañana muy agradable, está nublada, el tráfico muy tranquilo, es medio día y estoy estructurando la idea para escribir este artículo para la edición de julio de la revista Armonía. Junto a mí, están mis cosas de viaje, regreso de un hermoso lugar, Juriquilla en Querétaro, México, fui a dar un taller de capacitación emocional, ahí está mi porta trajes, una maleta, una bolsa con disfraces inflables, el estuche de mi laptop, el porta discos y una caja de libros, que no se vendieron, estoy esperando que vengan por mí. En menos de media hora, se han acercado dos policías a preguntarme si estoy vendiendo mis libros, debido a que la caja está descubierta, la actitud de ellos es de intimidación, agresiva y seca, la mía en cambio, es cordial.- No señor, no vendo libros, solo que no encontré cinta para cerrar la caja.- Pues hágame el favor de taparla con algo, las personas van a pensar que usted está vendiendo libros y eso está prohibido, y más aquí en el Paseo de la Reforma. ¿La tapo o no la tapo? – Pensé de inmediato, luego me le quedé viendo fijamente al tipo, me puse de pie y le dije.- No la voy a tapar.- El guardián del orden, con la formalidad que los caracteriza, agresivamente me sentenció.- Si lo cachamos vendiendo libros, lo vamos a remitir a la Delegación a que se arregle con el juez calificador.- Volví a sonreír.- y respondí, gracias oficial, tomaré en cuenta su sugerencia.

Recordar es volver a vivir

Yo conviví por casi tres años en ésta zona, tenía mi estudio frente al monumento a La Diana, y hacía dinámicas con las personas que me hicieron el favor de tomar mi taller de Comunicación Asertiva, y también realizaba dinámicas en la calle para que quienes las tomaban, perdieran los miedos, igual para generar humildad, tener un cambio de actitud y usar las técnicas de expresión facial, oral y corporal. Los objetivos se cumplen cuando las personas se enfrentan a sí mismas, y eso hacíamos, demostrarles que detrás del miedo no hay nada, que sí se puede. Las dinámicas eran muy divertidas, como el limpiar los parabrisas de los autos, haciendo mímica y pidiendo la ayuda económica, juntábamos un buen dinero en poco tiempo, también los ponía a vender objetos chuscos y llamativos, igual a hablar con las personas, y nos metíamos al metro, los subía a los camiones y a las micros, hablaban en público, en las escaleras del metro y muchas cosas más. Los policías ya nos conocían, en aquella época, al igual que los vendedores de productos, los cholos, los voceadores, los taxistas y medio mundo. Teníamos permiso para ello, igual para hacer dinámicas en el metro, y cuando se acercaban los policías, yo dejaba que ellos sembraran miedo en mis alumnos, incluso, a veces yo mismo provocaba la agresividad y el abuso de autoridad, para intimidar al grupo, luego, les tapaba la boca con el oficio en la mano, no le hacíamos ningún daño a nadie. Después de las dinámicas, la actitud cambiaba. Cambia todo aquel que quiere cambiar, uno lo que hace es compartir y generar experiencias y conocimientos, claves para vencer los miedos, romper con el cliché del mediocre.

Sobrada Soberbia

El oficial me regaló mucho con su actitud, y pude comenzar a escribir al respecto. La actitud positiva es una gran virtud, sin duda es el picaporte del éxito para cualquier persona, y yo debo de reflexionar constantemente al respecto, sobre mis actitudes ante los demás y sobre todo, ante las circunstancias. Una actitud negativa, se manifiesta en la expresión corporal de la persona, por ejemplo, cuando le pides un favor a alguien y la respuesta inmediata es encorvar el cuerpo, aunque no te digan nada con la voz, si te lo dicen con el cuerpo y la cara, igual en la manera en que te miran, en cómo se mueven, la respuesta es tan obvia, que mejor les dicen, no muchas gracias. Es muy molesto, cómo algunas personas te hacen sentir mal, te muestran una cara de “fuchi”, de pocos amigos, su cuerpo está rígido, tenso, estático y el mal humor les sale hasta por los poros, pero lo más raro del caso, y lo más incongruente, es que te topas con este tipo de mensajeros en todas partes, en los restaurantes, parece que el mesero o la mesera, quiere que te vayas a otro lugar, igual en las tiendas de comida rápida, te hablan demasiado aprisa, no se les entiende “ni papa”, se molestan cuando les dices.- Disculpa, ¿cómo dijiste? Así también en los bancos, muchas cajeras tienen cara de que no les ha tocado “aquello con aquellos” en muchos meses, destilan amargura, tristeza, enojo, ira reprimida, y qué decir de los funcionarios bancarios, vestidos de negro, serios, secos, tan inexpresivos, que parecen más bien empleados de funeraria.

Hay personas que viven en blanco y negro

Caras vemos, emociones no sabemos. Hay tanta hipocresía en secretarias, que te fingen una sonrisa, la cual es más falsa que una moneda entre gitanos. La actitud de tus hijos cuando les llamas la atención, mi actitud cuando no controlo mis emociones y me torno neurótico, intocable, irritable, incontrolable. La actitud de soberbia que asumen muchos al no atender en tiempo y con cortesía a una persona que requiere sus servicios, y lo secuestran en la antesala dónde espera por más de media hora para ser atendido, mientras el funcionario atiende asuntos propios de su oficina “urgentes” que bien puede atender en otros momentos, pero su soberbia, prepotencia, egoísmo, falta de educación y de vocación de servicio, actitud nefasta, no les permite ser un buen servidor. Actitudes de gente enana, enferma y mediocre, las hay por todos lados. Gracias a ellos, tenemos un país tercermundista, dónde la gran mayoría practica activamente la impuntualidad, hay un buen número de adictos a las mentiras y a la hipocresía. Es tan fácil faltar a la palabra, que cualquiera lo hace con gran habilidad y talento, no hay respeto por la dignidad de los demás, se abusa del tiempo y de la inocencia de otros, se esclaviza, se explota a quienes por necesidad deben obedecer, hay burla en la burocracia y en la iniciativa privada cuando le dan largas y largas a una persona, por supuesto que los valores están de vacaciones, comenzando por la honestidad, la humildad, educación, congruencia, empatía, comprensión, actitud de servicio, gratitud, respeto, tolerancia, sencillez, cordialidad, amor y alegría. Por tu atención, muchas gracias.- [email protected] Sigue la huella. www.canal28.tv todos los miércoles a las 14:30 hora de Chihuahua, Chihuahua, México, jueves y sábado, a las 11 de la mañana. @teo_luna Mis libros están a la venta en El Centro Librero La Prensa de Chihuahua, Chih. Visita mi página virtual www.crisiscreces.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.