photo-jpg1

De adicto a ADICTO

Por Ernesto Salayandia García

17 años al pie de la letra

El regalo de poder escribir

Gracias a mi amigo, el doctor Javier Contreras Orozco, director de El Heraldo de Chihuahua, celebro en este mes de Agosto, 17 años de publicar domingo a domingo, semana a semana, mi sección De Adicto a ADICTO, un promedio de 884 artículos, ahora, gracias a la apertura de periódicos impresos, hispanos y digitales, estoy presente en las principales ciudades de América Latina, en la Unión Americana, y cubro prácticamente toda la República Mexicana, también estoy presente en un buen número de periódicos de la prestigiada Organización Editorial Mexicana, desconozco el número de lectores que me hacen el favor de leerme cada ocho días, pero me llena de mucha satisfacción recibir correos de todas partes y regalar mi propia experiencia en esta recuperación que no ha sido fácil, pero que gracias a Dios, solo por hoy, ahí la llevo y me siento útil y feliz, disfruto de las mieles del programa de Alcohólicos Anónimos, vivo en plena lucha contra mi enfermedad, la que yo catálogo, como “perra”, cruel, perversa, maldita enfermedad del alma a la que cito con frecuencia como La Saliva del Diablo.

 

Este espacio, una gran herramienta de Dios

Mi columna, De Adicto a Adicto, ha sido fundamental para mi recuperación, cuya complejidad, hasta el día de hoy, sigue vigente, pero aquí mismo, en este espacio, comencé a trabajar mis celos enfermizos, mi celotipia extrema, revelando el terror de mi intimidad, descubriendo mi mente enferma, el describir el cómo me volví loco ante la obsesión diabólica de los celos, he narrado esos episodios donde loco y drogado trate de matar a mi mujer, así como todo el daño que le hice por años, de ahí nacieron mis libros, Secuestrada por un Neurótico, Celotipia Infernal, Parejas Disparejas, La Saliva del Diablo, Rompe con tus viejos Moldes, y mi vida, mi testimonio de vida, está en todas mis obras públicas y por publicar, he podido, al menos, solo por hoy, erradicar mi celotipia, dejé de humillar, ofender, denigrar, devaluar, comparar y desprestigiar a mi esposa, eliminé mi control, mi afán de manipular, de chantajear emocionalmente y empecé a cambiar, escribiendo semana a semana, haciendo catarsis a través de las letras, tal vez muchas veces, hablándome muy fuerte por lo mediocre y estúpido que fui, pero gracias a estos espacios periodísticos y cibernéticos, el pasado 27 de Agosto de este año, celebramos en muy buenos términos, felices, juntos y acoplados, nuestros primeros 23 años de casados y el 4 de Octubre, 24 de novios, si las cosas no hubieran sido como son ahora, mi mujer, ni loca seguiría conmigo; tengo muchas cosas por cambiar y ese es mi trabajo diario, seguir depurando al nefasto que fui, al macho típico mexicano, al neurótico, el celoso, el deprimido, vaya, hay mucha tarea y ahí la llevo, poco a poco.

Palabra incumplida

No podía dejar de fumar, diariamente me fumaba cerca de tres cajetillas de cigarros, en una junta de hora y media de AA, me fumaba entre ocho y diez cigarros y aquí en este espacio, ofrecía al lector mi compromiso para dejar de fumar, describía las consecuencias de las que era víctima, la tos de perro bailarín, el insomnio, me despertaba cada hora a fumar, quemaba mi ropa, a mis hijos, los asientos de la camioneta, la sala, apestaba todo el santo día a cigarro y lo publiqué, una y mil veces diciendo.- El próximo domingo que publique mi columna, les voy a dar la noticia de que ya dejé de fumar.- Y así pasaron muchos domingos y no podía. Mi padrino en doble A en San Agustín Polanco, Alvaro, me decía.- Quiérete tantito.- Oye, René ya lleva dos semanas sin fumar y tú?- y una buen día tomé la decisión, me comprometí conmigo mismo, me dije. – Yo mismo, cualquier mediocre fuma y no cualquiera deja de fumar.- Eres cualquiera o eres mediocre.- Así dejé casi 30 años de intoxicarme, ahora llevo libre de humo casi 15 años y me siento muy bien, aunque el daño que tengo en mis arterias, es irreversible, ahí están los tapones de la nicotina y tengo dificultad para caminar debido al asesino silencioso, como yo lo cito en mis artículos.

Teo Luna

Comencé escribiendo con este seudónimo, el primer artículo, se tituló por recomendación de mi mujer.- Por un Pastor de Amar.- Amar es un centro de rehabilitación para adictos, el Director y fundador, Eduardo Trespalacios (q.e.p.d.), me pidió que no usara el término debido a que las personas se iban a confundir con aspectos religiosos que no tenían nada que ver con el anexo donde yo nací, la semana siguiente, comencé a escribir mi columna y sin pensarlo, puse el nombre de Teo Luna, como seudónimo y así pasaron muchos años, hasta que por fin pude terminar mi libro, La saliva del Diablo, mi tercer libro publicado dedicado a mi enfermedad, publicando una serie de testimonios que como periodista y adicto, había logrado con compañeros de la ciudad de México, Chihuahua y Ciudad Juárez, muchos de ellos han muerto, otros han tenido una vida de fracaso en sus relaciones personales, en mi caso, solo por la Gracia de Dios sigo echándole los kilos a la vida, con el tiempo, la gente se empezó a encariñar con el Teo Luna y cuando presenté mi libro en el Teatro de la ciudad de Chihuahua, rompí mi anonimato y de ahí para el real, use mi propio nombre, siento bonito, cuando me topo con personas que no conozco, pero que me hacen el favor de leer mis artículos y me dicen con cariño.- Hola Teo!!!.- Me gusta, con mi seudónimo tengo un mundo de correos de toda América.

Cascada de correos

< Hola: Leí algunos de los artículos publicados en su página, son muy buenos, pero yo no soy la de la enfermedad, son mis hijos. Creo que si les digo a ellos que los lean, no les va a interesar, pero le pregunto, cómo se le habla a un hijo alcohólico que no quiere escuchar, he intentado hacerlo, de muchas maneras, pero sin ningún resultado; les he cerrado las puertas y se van un par de días, regresan y un día están bien, y otra vez siguen con lo mismo. Gracias, por tomarse el tiempo para leer mi correo, cuando tenga tiempo, me contesta. Nancy Santillán. León, Gto.

maxresdefault

< Hola Ernesto gracias por tu atención; actualmente resido en el Honduras; es un tema delicado para mí ya que no podido contarle a nadie lo que me pasó en la infancia, se trata de un abuso sexual que sufrí, no me acordaba y apenas me empecé a acordar; a raíz de recordar es que tengo insomnio eso me está atormentando; leí sobre las secuelas del abuso y algunas tienen coincidencia en mi persona ya que eso me afectó en mi manera de ver la vida y sobre todo mi interacción con las mujeres. Es largo de contar no sé qué hacer, me atrevo a solicitarte ayuda porque no sé a quién recurrir, tengo mucha ira contra esa persona. He tratado de contarle a mi esposa y no puedo. Aconséjame por favor. Pedro Veleta. Honduras.

< Hola, buenas noches, necesito de su ayuda para aprender a controlar mi carácter y mis emociones… soy mamá soltera y he pasado situaciones no muy agradables, gracias a Dios nunca he caído en ninguna adicción pero últimamente soy muy neurótica y la que está siendo afectada en mi niña…Le agradecería su apoyo x favor. Laura Gómez. Cuernavaca, Morelos.

La crueldad de la enfermedad, en correos

Los lectores que me distinguen en todo el conteniente, se molestan en escribirme y cada correo electrónico y WhatsApp que me llega, lo contesto de inmediato y transmito mi propia experiencia, hago un servicio que me permite recordar de dónde vengo, me refresca la magnitud de mi enfermedad para que se me baje la soberbia y puedo sentirme bien, regalando mi historial, no permito que se me olvide y gracias a los mensajes, a los correos y a las llamadas telefónicas, puedo tener fresco ese recuerdo infernal, la otra noche por ejemplo, me llegó un correo de la esposa de un alcohólico, manifestando su miedo a que su esposo estuviera infectado del virus VHS, SIDA, me pidió ayuda y le narré la gran irresponsabilidad de un médico internista que fui a visitar en compañía de mi esposa, y que al verme, flaco, menos de 50 kilos de peso, amarillo, con lo blanco de los ojos café cenizo, muerto en vida, el médico sin mayor preámbulo le dijo a mi mujer.- Su esposo tiene SIDA.- Ella estaba embarazada de mi hijo Gabriel que ahora tiene 21 años, ese fue el diagnóstico de una manera irresponsable, lo que hicimos fue analizar mi sangre y buscar otra opinión, gracias a Dios, estoy limpio y esa fue la recomendación que le hice a esa mujer que me escribió angustiada.- Busca otra opinión. A mi esposa, un médico solo de verle una bola que traía en la espalda, la toco y evaluó y le dijo.- Usted tiene un tumor maligno y está invadida de cáncer, ella y toda la familia, pasamos cinco días muy difíciles, hasta que fue operada y gracias a Dios, no estaba invadida y el tumor fue benigno.

Dando el mensaje

Hay domingos que mi celular no para de tantas llamadas, me hablan madres de  adictos, esposas, incluso todo tipo de drogadictos y los escucho con atención y respeto, hacen catarsis, lloran, a las personas que viven en Chihuahua, los invito a que me busquen para platicar personalmente, a los foráneos les ayudo con la orientación e información para que busquen apoyo, mantengo comunicación con  infinidad de personas, para mí son vidas que están en peligro, y hacer un esfuerzo

maxresdefault-jpg11

por rescatarlas con la ayuda de Dios, bien vale la pena, en estos 17 años de escribir, solo he recibido dos correos negativos, que no han estado de acuerdo conmigo, el resto, son peticiones de ayuda y agradecimientos, todo esto, representan para mí un crecimiento espiritual, me hace sentir muy bien y el picaporte de esta felicidad, se genera en los espacios que me brindan periódicos impresos y medios digitales de toda América, estos son los días que me prometieron los Alcohólicos Anónimos, son la miel del programa que ahora gozo y me propongo a ir por más, en cierta manera soy adicto a Dios, me llena de satisfacción servir a quien lo solicita, pero comprendo, que ahora, son hechos, no palabras, los hechos son amor y servicio, la prioridad está en casa, es ahí donde debe de haber frutos de mi recuperación, en ese sentido, ahí la llevo, no tengo todo lo que quiero, pero quiero y mucho, todo lo que  tengo, así que amigo lector, mil gracias por esta distinción que me haces al leerme semana a semana, en cualquier parte de América que te encuentres, de corazón, mil gracias.

Me gusta el alcohol y las drogas

Esta mañana, veo a Ernesto, a ese Ernesto negado y soberbio, estoy brindando tratamiento ambulatorio a tres personas, uno mayor de 52 años, dos jóvenes, de 27 y 21 años, el primero con una adicción compulsiva al alcohol, el segundo alcohol y marihuana, y el tercero, solo marihuana, los tres, tienen factores en común, no aceptan la enfermedad, ni de que tienen un serio problema  por su manera de beber, no ven sus pérdidas, ni el daño físico que se han hecho, no evalúan sus periodos de depresión aguda, no sienten que han dañado severamente a sus familias y manejan argumentos como.- La marihuana, no hace daño, de ahí que Peña Nieto quiera aumentar a 28 gramos para uso personal.- Yo puedo dejarla cuando quiera.- Tomo porque me gusta.- En los tres casos, llegaron a mi estudio, debido a que por años, sus familiares me han hecho el favor de leerme, aquí en Chihuahua, en El Heraldo, y sé que hablamos el mismo lenguaje, de ahí vengo, de la negación, de la soberbia, por esa razón debo tener la paciencia de un pescador, y le pido a Dios cada mañana, que me de sabiduría y fortaleza, para que yo sea su conducto y logremos sacar a adelante a estos tres seres humanos hundidos en esta perra enfermedad, enfermedad maldita, perversa del alma, La Saliva del Diablo.- Amén.- En un mes, por este medio, te platicaré, amigo lector como nos fue.- Hugo, Paco y Luis. Mil gracias por leerme y más por escribirme. [email protected] Como siempre a tus órdenes 614-256-8520, sigue la huella en Twitter @teo_luna, búscame en Facebook, mis libros están a tus órdenes en crisiscreces.com

Te recomiendo la siguiente liga:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.