Hoy nadie sabe de mí

ni mis hermanos,

ni mis padres

ni tú

ni yo.

Alguien pregunta

si el poeta comió,

nadie sabe de él

nadie lo vio.

El jardinero se fue de viaje,

el perro renuncia a ladrar

aunque se lo ordene Dios.

¿Quién es el extraño  que alguna vez

quiso encadenar mi voz?

La clave de la Libertad

nadie la sabe

ni tú

ni yo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.