Francis Legare y Corey Vautour son ahora mismo la pareja más famosa de Canadá. Estos dos hombres han protagonizado por primera vez en la historia el tradicional “beso de regreso a casa’. Este gesto, que en la Royal Canadian Navy se sortea entre los tripulantes, es un honor que se da al primero en descender del barco, que tiene que besar a su pareja en tierra.

Los dos hombres los que se besaron ante cientos de personas que esperaban la llegada de la fragata Winnipeg en el puerto de Victoria (Canadá). “Compré el boleto (del sorteo) porque todo el dinero va destinado a caridad. No pensaba que iba a ganar”, explica Francis Legare a la cadena de televisión CBC. Legare fue recibido por su novio, Corey Vautour. Llevaban 255 días sin verse.

La imagen de los dos hombres besándose se ha convertido en todo un fenómeno. Pero no son los primeros homosexuales en protagonizar un beso de regreso a casa en Norteamérica. En 2011 fue una pareja de oficiales lesbianas, Marissa Gaeta y Citlalic Snell la que se besó para celebrar la llegada del naviero estadounidense Oak Hill en Virginia Beach.

Tal y como señala la página Verne de El País, este hecho fue especialmente simbólico en su momento porque ocurrió semanas después del fin de la política ‘Don’t ask don’t tell’, una norma por la que se permitía a los homosexuales servir en el ejército del país siempre y cuando no comentaran su tendencia sexual.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.