Bernd Zabel fue separado 30 días de sus funciones por acudir a trabajar con el famoso complemento utilizado por el presidente republicano en la campaña electoral.

 

La decisión de un juez en Canadá de portar al trabajo la gorra roja del presidente Donald Trump tuvo serias consecuencias, revela el periódico El País.

Durante 27 años, Bernd Zabel se desempeñó como un juez ejemplar, explica el medio de prensa.

Su único desliz fue la gorra que llevó en la cabeza al trabajo el 9 de noviembre, al día siguiente de las elecciones presidenciales en Estados Unidos.

Es decir, la gorra color rojo con la frase “Make America Great Again” o “Que América vuelva a ser grande”.

Zabel es juez en la ciudad de Hamilton, en la provincia de Ontario, en Canadá.

Durante una audiencia ante el comité de disciplina del Consejo de la Magistratura de Ontario, Zabel trató de restarle importancia a su acción.

Explicó que su objetivo fue el de relajar un poco el ambiente y, de igual manera, de presumir que había pronosticado correctamente el resultado de la elección.

Comentó que únicamente deseaba subrayar que la noche anterior había sido histórica.

Aseguró que de ninguna manera buscó celebrar la victoria de Trump.

Si su propósito fue relajar el ambiente, el resultado fue todo lo contrario.

El comité de disciplina del Consejo de la Magistratura de Ontario recibió 81 quejas contra el juez Zabel por lucir la gorra roja en pleno tribunal.

Las quejas dieron testimonio del vínculo que de inmediato hizo la gente entre la gorra roja y las actitudes discriminatorias contra los hispanos, los musulmanes y las mujeres que demostró Trump a lo largo de la campaña política.

El juez Zabel aseguró no compartir las posiciones y visión de Trump. Pidió disculpas en la audiencia ante el comité de disciplina. Explicó que era un coleccionista de parafernalia política. Y hasta presentó 61 cartas que dieron testimonio a la trayectoria ejemplar que había exhibido durante sus 27 años como juez.

Nada de eso lo salvó del comité de disciplina del Consejo de la Magistratura de Ontario, que lo condenó a 30 días separado de sus funciones, tiempo por el que tampoco podrá cobrar su sueldo de juez.

“No tenemos dudas en constatar que las acciones del juez Zabel han constituido un grave incumplimiento de las normas de conducta judicial, lo cual ha tenido un impacto negativo en la confianza ciudadana en el poder judicial y en la administración de la justicia”, lee la sentencia.

Fuente: Mundo Hispánico

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here