Un ventilador había mantenido a Robyn Benson con vida durante semanas para que el bebé que crecía en su interior pudiera sobrevivir. El sábado, los doctores atendieron el parto de la mujer canadiense que se encontraba con muerte cerebral. Falleció al día siguiente.

“Desafortunadamente, el domingo tuvimos que decirle adiós a la mujer más fuerte y maravillosa que he conocido”, escribió su esposo, Dylan Benson, en su sitio web. Su hijo recién nacido, Iver, se encuentra en la unidad de cuidados intensivos neonatales en Victoria, Columbia Británica. Podría permanecer hospitalazado durante ocho semanas más, según el papá Dylan Benson. “Se encuentra bien, todavía está aprendiendo a respirar y todo eso. Pero es el bebé más lindo que he visto”, mencionó.

La difícil experiencia de la familia Benson inició poco después de Navidad. La madre, Robyn Benson se quejó de un “terrible dolor de cabeza” y le pidió a su esposo que fuera a buscar Tylenol. Cuando regresó, ella no respondía, pero aún estaba respirando. En el hospital, los doctores descubrieron que había sufrido una hemorragia cerebral. Más adelante declararon que tenía muerte cerebral. La situación dejó a Dylan en una posición inimaginable, ya que estaba en cuenta regresiva hasta el nacimiento de su hijo y la muerte de su esposa.

El caso generó algunas comparaciones con el caso de Marlise Muñoz en Texas, otra mujer embarazada quien fue declarada en estado de muerte cerebral y fue conectada a máquinas para que su corazón y pulmones funcionaran. Sin embargo, hubo dos diferencias clave. En el caso de Muñoz, su esposo quería que la desconectaran del ventilador, y el hospital reconoció que el feto era inviable. Al final, un tribunal le ordenó al hospital que desconectara el ventilador. En la situación de Benson, familiares y médicos estuvieron de acuerdo en mantenerla conectada a un ventilador para que pudiera dar a luz al bebé por medio de cesárea.

Además, el crecimiento del bebé en su vientre era normal. El martes, Dylan Benson dijo a CNN que estaba agradecido por el apoyo que había recibido al darse a conocer la historia de su familia. “Me siento increíblemente agradecido. El mensaje de positivismo ha sido increíble, y nos ha ayudado a atravesar estas últimas semanas”, dijo. Este mes, se inició una campaña en línea de recaudación de fondos para apoyar a los Benson. El fondo llamado Baby Iver Fund se inició con una meta de 36.000 dólares. Para el martes en la tarde, ya había recaudado más de 150.000 dólares. El dinero servirá para pagar las cuentas, artículos de bebé, cuidado diario, vivienda, alimentación, transporte y un fondo para la educación de Iver. “Espero que todo salga bien, para que pueda tener la vida que merece”, dijo Dylan Benson.

Finalizó diciendo “Quiero agradecerle a todas las personas alrededor del mundo”. Si Robyn Benson estuviera viva, comentó, no hay duda de lo que pensaría. “Estaría muy orgullosa de nuestro hijo”, expresó. “Creo que se sentiría muy feliz al ver que hay tantas personas alrededor del mundo que quieren verlo saludable y feliz”. 

Fuente CNN / Foto Blog Dylan Benson

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.