En Canadá la licencia por maternidad es de un año, pero en el presupuesto federal presentado por el primer ministro Justin Trudeau se propone ampliarla a año y medio.

El presupuesto refleja la prioridad de Trudeau de propiciar la igualdad de género –implementada en su gabinete federal—por lo que incluye medidas para apoyar a las mujeres empresarias y trabajadoras con más fondos para guarderías, créditos para tratamientos de fertilidad y extender el permiso por maternidad a 18 meses.

La licencia de maternidad puede ser compartida con el padre, es decir, que la madre puede estar con el recién nacido en los primeros seis meses y el padre hacerse cargo de él o ella en el segundo semestre, contando con el apoyo económico del 55 por ciento del sueldo.

La ley canadiense permitirá incluso que ambos padres tomen esta licencia de maternidad al mismo tiempo, sólo que la compensación será una sola por familia. Para tener derecho a esta licencia la madre o el padre deben haber trabajado por lo menos 600 horas en el último año, aunque en Quebec los padres sólo necesitan haber ganado dos mil dólares.

El presupuesto federal para este ejercicio fiscal propone también que las mujeres embarazadas podrán comenzar su licencia de maternidad 12 semanas antes del nacimiento del bebé, en lugar de las ocho semanas que estipula la ley actual.

Los liberales prevén que este nuevo cambio en el presupuesto, que debe ser aprobado por el Parlamento Federal, implicará un costo de 152 millones de dólares en los próximos cinco años.

El número de hijos por familia ha ido decreciendo en los últimos años al pasar de 1.67 en 2009 a 1.59 en 2013, según datos de Estadísticas Canadá.

Por primera vez en este país, de 35.8 millones de habitantes (casi la misma población que el estado de California), hay más ancianos que niños. De acuerdo con el censo 2016 la población de la tercera edad creció 20 por ciento respecto al 2011.

Concretamente, el censo 2016 registró 5.9 millones de personas mayores de 65 años y 5.8 millones de niños de cero a 14 años.

En Canadá las guarderías no son tan accesibles, llegan a costos de 800 o mil dólares (11 mil 100 ó 13 mil 800 pesos) al mes por niño. Sin embargo, las provincias tienen un sistema de subsidio y las familias pagan una cuota de acuerdo a su ingreso.

Algunas guarderías están conectadas con las primarias, de tal manera que recogen a los menores y los cuidan mientras los padres terminan el horario laboral que generalmente es de 09:00 a 17:00 horas.

También existen centros infantiles, tipo bibliotecas, donde las nuevas mamás llegan a jugar con sus bebés y a aprender las canciones de la infancia canadiense. Estos centros abren sus puertas los sábados para que los nuevos papás puedan vivir esta experiencia con sus hijos.

Los asesores familiares aplauden la incorporación de los papás a los beneficios de maternidad y cuidado infantil, pues de esta manera “el tiempo designado por el padre se ha vinculado a una división del trabajo más igualitaria en el hogar, además de desafiar la noción de que sólo las trabajadoras desaparecen de la oficina cuando llega el bebé”.

Diferencia entre Quebec, Canadá y otros países:

Fuente imagen: RCI

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here