¡Tierra a la vista! Ya se divisan las costas de este nuevo país por descubrir y también un emblema en la lejanía… rojo, blanco y una hoja, ¡la icónica bandera de Canadá! Una bandera relativamente reciente, que data de 1965, año en el cual es proclamada por la reina Isabel II de Inglaterra. El diseño de la actual bandera canadiense fue creado por George F.G. Stanley y John Matheson. La bandera toma el rojo del emblema de la cruz de San Jorge y el blanco que es el color real de la monarquía francesa. Muchas fueron las banderas que precedieron a la actual y que se utilizaron como signos distintivos del país o de diferentes regiones a lo largo del tiempo. Aquí tenemos algunas de ellas:

Cabe destacar también otra bandera, de carácter no oficial, creada en los 90 para apoyar la unión entre la parte francesa e inglesa, con dos bandas azules, que curiosamente representan en tamaño proporcional a la población francófona que habita en Canadá. Es la llamada bandera de la dualidad canadiense.

La actual bandera (llamada en inglés “The Maple Leaf” y en francés “L’Unifolié”) combina el rojo y el blanco con el dibujo de la hoja de arce, una hoja representada con 11 picos, los cuales no tienen ningún significado más allá de una cuestión de visibilidad. En la época se hicieron una serie de pruebas en túneles de viento y se demostró que el actual diseño era el que mejor se vería cuando la bandera estuviera izada al viento.

Esta hoja de arce representa indudablemente la riqueza natural del país. Un árbol muy común que se extiende por Estados Unidos y Canadá y que cuenta con más de 160 especies distintas aceptadas por los naturalistas. La palabra arce proviene del latín y significa “afilado”, ya que por un lado sus hojas tienen puntas y por otro la madera del arce fue utilizada en la fabricación de lanzas.

Los arces son árboles de hoja caduca, que tiñen el otoño canadiense con impresionantes colores y que florecen, como muchos otros árboles, entre finales de invierno y principios de primavera. Su altura media está entre 20 y 30 metros y un diámetro del tronco entre 0,5 y 2 metros. Estos árboles tienen una vida de entre 100 y 200 años. Sin embargo, lo que hace famosas a algunas de sus especies es la extracción de savia para la elaboración de sirope de arce, caramelos o jarabes. Asimismo la madera de arce es muy apreciada para la fabricación de bates de béisbol o instrumentos musicales. Por supuesto también es un árbol puramente ornamental que está presente en muchas de las ciudades canadienses.

Para los más golosos y atrevidos os dejo un vídeo explicativo sobre cómo elaborar el sirope de arce, extrayendo la savia directamente del árbol e hirviéndola hasta convertirla en el dulce néctar para acompañar tortitas y gofres. ¡Que aproveche!

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here